Aromaterapia

10.10.2016

La aromaterapia es un tipo de tratamiento que emplea aceites esenciales o líquidos aromáticos de plantas, cortezas, hierbas y flores los cuales se frotan en la piel, se inhalan, se ingieren o se añaden al baño con el fin de promover tanto el bienestar físico como psicológico y a recuperar la armonía mental y emocional. En BioRitual no tenemos a la venta aceites esenciales sueltos, pero creemos que los productos de Les Gavots de Provence os resultarán de interés ya que están desarrollados con extractos de plantas medicinales y aceites esenciales BIO de altísima calidad que activan la hidratación natural de la piel.

Un poco de historia

La aromaterapia no es una terapia nueva. Desde tiempos antiguos el hombre ha buscado recursos para mantener o recuperar la salud. En la antigüedad no existía tecnología ni medicamentos sofisticados, tampoco había médicos especializados en la atención de enfermedades, así que la gente recurría en todo momento a la exploración de la naturaleza, y observaba detenidamente los efectos que las plantas y las flores en su cuerpo. Así que el hombre exploró cuidadosamente a las frutas, las raíces, las flores, las semillas y las hojas, y aunque al principio no sabía, con el ensayo y el error el hombre fue volviéndose hábil en este arte, descubriendo, entre otras muchas cosas, el poder curativo que los olores tenían y su influencia poderosa en estados de ánimo. Este conocimiento se transmitió de generación en generación y se fue refinando hasta dar, actualmente, una de las terapias complementarias más amables y eficaces que hay.

La aromaterapia y su aplicación

Difusor: El método más indicado para el hogar es el hornillo, con el calor de una vela se calienta un pequeño cuenco de cerámica en donde se coloca agua y de 5 a 10 gotas de aceites esenciales. También se puede utilizar colgantes de cerámica en el cuello o llevar un pañuelo con la esencia elegida, existen unos aros de cerámica que se colocan en los veladores y allí se ponen las gotas de los aceites preferidos con el calor de la lámpara se evapora el aroma y ambienta el lugar.

Inhalación; El método más básico para la administración de la aromaterapia, ya sea de forma directa o indirectamente, es mediante la inhalación de los aceites esenciales. Varias gotas de un aceite esencial se pueden aplicar en un pañuelo y suavemente se inhala. Una pequeña cantidad de esencial de aceite también pueden añadirse a un tazón de agua caliente y utilizarse como un tratamiento de vapor. Esta técnica se aconseja para el tratamiento respiratorio y/o condiciones de la piel.

Masaje de aplicación directa: Con los aceites previamente preparados por un experto, se da un masaje en el cuerpo, de manera que se aspiren profundamente los olores de las esencias y la piel se beneficie de las propiedades de los aceites mientras que el cuerpo se beneficia con los poderes del masaje. Usualmente, los aceites esenciales, cuando van a ser aplicados directamente sobre la piel mediante masajes, se diluyen en una loción o aceite vegetal como la oliva, el aguacate o germen de trigo antes de ser aplicados a la piel para evitar una reacción alérgica. En términos generales, se diluye un 2 al 10% del aceite esencial en la loción. Sin embargo, algunos aceites pueden ser utilizados en concentraciones más altas, y otros deben diluirse aún más para un uso seguro y eficaz..

Baños aromáticos: Es el más sencillo de utilizar. Un baño con agua tibia que contengan aceites esenciales tiene un efecto de relajación. Cuando se usa en un baño, el agua debe estar tibia y nunca caliente para frenar la rápida evaporación del aceite. Al igual que en el masaje, por medio del baño los aceites penetran a través de los pequeños vasos capilares y son transportados a todo el organismo mediante el torrente sanguíneo, tomando a veces y tan sólo de 20 minutos de duración.

Éstas son algunas propiedades de los aceites esenciales más utilizados:

Si tenéis dudas sobre algún aceite esencial o bien tenéis alguno con el que dudáis, poneros en contacto con nosotros aquí.

Hilde Sportel